Sus problemas de la piel, bien explicados.

¿Cómo funciona la Isotretinoína?

isotretinoina_evolucion

Este potente fármaco fue sintetizado a mediados de los años 50 pero su uso terapéutico se inició veinte años después, tras múltiples ensayos clínicos para determinar su efectividad clínica, tolerancia y potenciales efectos indeseables.

Derivado retinoide sintético de la vitamina A, el ácido 13-cis-retinoico o isotretinoina es un medicamento que, tras múltiples ensayos exitosos, fué seleccionado para la terapia de las variantes nódulo-quístico-cicatriciales del acné severo cuya sintomatología y especial expresividad clínica no las hacían muy susceptibles a los tratamientos comunes y, en muchas ocasiones, requerían de un abordaje quirúrgico más o menos agresivo.

Con el paso de los años, las indicaciones de esta eficaz y delicada terapia se fueron extendiendo a los acnés pápulo-pustulosos resistentes a la terapia antibiótica asociada a peelings con alfahidroxiácidos, ácido retinoico o peróxido de benzoilo comúnmente utilizados en esta dermatosis.

Aunque no se conoce totalmente su mecanismo de acción a nivel celular, numerosas investigaciones y publicaciones científicas de prestigio internacional han podido comprobar que la isotretinoina posee un marcado efecto regulador que actúa sobre las disfunciones de las glándulas sebáceas, verdaderos órganos diana en la fisiopatología de la seborrea y del acné, dando lugar a una franca disminución en la producción de grasa y efectuando un control en el aumento de la queratinización o cambio de grosor proliferativo de los ductos o conductos de salida glandulares y, por ende, del atascamiento obstructivo, retención sebácea y, consecuentemente, de la sobreinfección bacteriana por Propionibacterium acnés, últimos responsables de las lesiones clínico- inflamatorias que caracterizan la enfermedad juvenil.


Ventajas e Inconvenientes
El decenio comprendido entre los años 70 y los 80 fue decisivo para que los principales Organismos Internacionales de Control Fármacosanitario aprobaran de forma definitiva el uso terapéutico de la isotretinoina.

Esta demora fue ocasionada por los numerosos ensayos clínico-terapéuticos que estudiaron y comprobaron la eficacia del novedoso fármaco, los riesgos potencialmente graves a los que se exponían las pacientes embarazadas bajo tratamiento y los efectos secundarios e indeseables que presentaba la medicación objeto de estudio. Todos estos inconvenientes y todas las ventajas serán ahora considerados de forma sucinta:

  • Al igual que otros retinoides, este fármaco presenta un potencial riesgo teratogénico que podría provocar malformaciones del feto en caso de embarazo por lo que es fundamental que las mujeres utilicen medidas eficaces y cuidadosas de anticoncepción un mes antes de su inicio, todo el tiempo que dure la terapia y hasta un mes después de haberla suspendido o finalizado.
  • Todos los pacientes serán sometidos a un control analítico antes del tratamiento y cada mes durante el mismo, para detectar eventuales aumentos de las tasas de glucosa y de los lípidos sanguíneos (colesterol y triglicéridos) y potenciales anomalías de las pruebas funcionales hepáticas.
  • El efecto indeseable que acontece en los pacientes tratados con un mayor índice de frecuencia es una intensa sequedad cutáneo-mucosa que se traduce por la aparición de prurito y de una acusada sensibilidad o intolerancia a la exposición solar que hace necesario el uso de una pantalla de alta protección durante al dia. El resecamiento de las mucosas se traduce en la aparición casi inmediata de queilitis (labios resecos y agrietados), sequedad ocular con ardor o lagrimeo y de la mucosa nasal con ocasionales epistaxis (sangrado nasal leve), disfagia (molestias al tragar), náuseas y diarrea.
  • Con menor frecuencia, algunos pacientes experimentan caída del cabello, alteraciones del sueño, mialgias (sensación de tener agujetas), cefaleas (dolor de cabeza), irritabilidad emocional, depresión, ansiedad, cansancio, mareos o reacciones alérgicas.

En cuanto a las ventajas:

  • La principal ventaja de esta terapia es su alta efectividad en el abordaje del acné. Durante las primeras semanas del tratamiento algunos pacientes experimentan un empeoramiento de sus síntomas (“es como si el medicamento sacara todos los granos para fuera para secarlos mejor”), pero al cabo de pocos meses la mejoría es cada vez más evidente y notable.
  • La ausencia de lesiones suele mantenerse durante varios años una vez que se completa y finaliza el ciclo terapéutico.
  • En los casos que experimentan una recurrencia o brote, se inicia otro ciclo que vuelve a producir altas tasas de mejoría clínica en pocas semanas.
  • Cuando los pacientes perciben los primeros signos de mejoría clínica, el Dermatólogo puede disminuir la dosificación de inicio con lo cual se minimizan los potenciales efectos indeseables de la terapia.

 

Dosis y Pautas de Tratamiento
La isotretinoina se comercializa en cápsulas para via oral de 5,10,20 y 40 mg., lo cual favorece la terapia cíclica y adecuada a establecer en cada caso concreto y permite una disminución y ajuste de la dosificación según la evolución de cada paciente, minimizando los efectos indeseables del medicamento.

La terapia se inicia a unas dosis de 0,5 a 1 mg./Kg/d (por kilo de peso y día). Así, un paciente de 60 Kg tendría que tomar entre 30 y 60 mg diarios (según la intensidad de sus lesiones) que suelen repartirse en dos dosis (mitad de la dosis en la mañana y la otra mitad de noche) y que se administran con alimentos en medio de la comida y de la cena.

Tal como señalábamos antes, la frecuente y común mejoría que se logra en un par de meses nos va a permitir ir disminuyendo las dosis poco a poco hasta finalizar un ciclo terapéutico. Algunos pacientes ( uno de cada 15) presentan recaídas y necesitan iniciar otra fase de tratamiento por las peculiaridades clínicas de su acné, pero la mayoría de ellos se mantienen asintomáticos (sin lesiones) durante uno o varios años después de haberlo finalizado y suspendido la terapia.

Consideraciones Finales
Este medicamento no cura el acné pero, hoy por hoy, consideramos que es la terapia más eficaz para tratar la enfermedad. Estudios recientes muestran unas tasas de eficacia del 90% en la terapia del acné juvenil severo y resistente. En los últimos años se viene utilizando para tratar otras dermatosis particularmente complejas como la rosácea, el psoriasis y la hidradenitis supurativa (vulgo,“golondrinos”.)

El seguimiento del Médico Especialista es fundamental e imprescindible en todo momento para poder llevar a cabo una supervisión evolutiva del proceso y para establecer unas pautas y ajustes seriados y personalizados a cada caso concreto, con lo cual se consiguen dosificaciones más bajas con una óptima respuesta terapéutica, circunstancias que van a ofrecer un notable beneficio al paciente.

La experiencia del Dermatólogo con respecto a este singular y muy eficaz fármaco constituye un pilar fundamental para poder ofrecer remedios cada vez más eficaces y menos agresivos frente a tan incómoda y agobiante enfermedad juvenil.